¿Por qué contratas los ensayos de pilotes a la empresa que los construye?

Esta es una situación bastante usual en España (pero no en otros países) a la hora de realizar ensayos dinámicos de carga en pilotes prefabricados hincados. Estos ensayos son cruciales a la hora de comprobar que las hipótesis y cálculos de proyecto sobre la resistencia última del pilote se corresponden con la realidad de los pilotes ya hincados.

Equipo de hinca de pilotes de hormigón prefabricado
Equipo de hinca de pilotes de hormigón prefabricado

Las respuestas habituales a la pregunta del inicio son dos:

  • Porque el contratista especializado de pilotes hincados entiende mucho de esto.
  • Porque me regala los ensayos.

Son dos respuestas básicamente erróneas por concepto, y voy a exponer por qué.

Es evidente que los contratistas -al menos los dos más grandes que operan en España- entienden de su negocio y saben lo que hacen, pero por el mismo motivo contrataríamos los ensayos de probetas de hormigón a la planta suministradora, los ensayos de control de compactación de terraplenes al subcontratista de movimiento de tierras, o los controles de las mezclas bituminosas a la planta asfáltica.  “…Es que el laboratorio con el que trabajo no hace estos ensayos”. De acuerdo, la mayoría de los laboratorios y empresas de control no dominan este campo de los pilotes hincados, pero lo mismo les pasa con muchos otros controles especializados y al final se acaba encontrando algún especialista que los realiza. Es lo mismo que sucede con los ensayos dinámicos de pìlotes. Los especialistas en España existen. Comprúebalo en nuestra web pinchando aquí.

Ensayo dinámico de pilote hincado
Ensayo dinámico de pilote hincado

A la segunda pregunta basta con responder con un viejo refrán que dice “A caballo regalado, no le mires el diente”. En fin… tú mismo.

Un comentario sobre “¿Por qué contratas los ensayos de pilotes a la empresa que los construye?”

  1. El texto de esta entrada no tenía intención de descalificar el trabajo de los buenos profesionales en las empresas de pilotes, que son muchos. Si alguien lo ha entendido así, pido disculpas pues no era mi intención. Se trataba de incidir en que para que la construcción se realice de manera ordenada, clara y sin desequilibrios, cada uno debe tener su papel: promotores, proyectistas, constructores, contratistas especializados en cimentaciones, direcciones de obra, y empresas de control de calidad. Este proceso ordenado de trabajo se subvierte cuando el contratista de cimentaciones propone que solo él haga los controles de calidad y las pruebas de carga de los pilotes y su cliente lo acepta.
    Entonces se incrementan los riesgos de malentendidos, abuso de posición dominante, fallos, litigios y otras discrepancias que conducen a retrasos en los plazos, incrementos de costes, incertidumbres y otros efectos negativos para el proceso constructivo. Para evitar estos riesgos es por lo que en el mundo de la construcción en general se adopta la figura del control independiente, o la doble figura del control de producción y del control de recepción. Esta entrada del blog va en la dirección de que el control de producción no se convierta en el único control de calidad de la construcción de pilotes, lo que conlleva los riesgos indicados antes, sino que exista un control independiente o un control de recepción adecuado.