¿No encuentras los drivers del Chum?

Algún usuario de Chum – el equipo de ensayos ultrasónicos “cross-hole” para pruebas de integridad de pilotes de Piletest.com Ltd- ha tenido algún problema porque su ordenador no detectaba el driver de la conexión USB del equipo.

Los drivers están en la carpeta del programa, normalmente en C:\Archivos de programa\Piletest.com, dentro de una subcarpeta de nombre USB Driver. Para que tu ordenador encuentre de nuevo ese driver, es posible que tengas que ayudarle un poco, desde la herramienta de Windows “Administrador de dispositivos”, accesible desde Propiedades del sistema. Localiza allí la conexión USB del Chum, y clicando encima con el botón derecho puedes actualizar su controlador.

Y si no encuentras los drivers en tu ordenador, los puedes descargar en la página web de Piletest, poniendo tus contraseñas de usario en el menú inferior User community. Ve a la página de descargas y busca el fichero de drivers. Tranquilo, si has perdido tus contraseñas te podemos ayudar a recuperarlas: ponte en contacto con nosotros o directamente con Piletest.

 

Velocidad de las ondas ultrasónicas en pilotes

Nos preguntan algunos usuarios del equipo Chum para ensayos ultrasónicos “cros-hole” de pilotes (o transparencia sónica) sobre si el equipo puede hacer algún cálculo automático de la velocidad de las ondas ultrasónicas en el hormigón del pilote.

Si que es posible. Puedes sacar la velocidad media de los perfiles por el menú “Informe” (Report).

Otra forma esta explicada en el menú Ayuda del programa, en el capítulo 7.6 Wave speed calculator, que explica como medir la velocidad aparente de las ondas ultrasónicas en una zona específica del pilote.

De todas maneras, se trata de una velocidad aparente, ya que se calcula como espacio/tiempo, siendo “espacio” la distancia entre tubos que hemos medido en el extremo superior del pilote (que no tiene por qué ser uniforme en toda su altura) y “tiempo” es el FAT (curva roja) que incluye el paso de la onda por el agua dentro de los tubos, por el acero de los tubos y por el hormigón entre tubos.

No es por tanto directamente comparable con la velocidad de los ultrasonidos en un pilar de hormigón, en el que las ondas solo atraviesan hormigón.

Control de reparaciones de pilotes mediante inyecciones. Lo que no es útil.

Los ensayos ultrasónicos “cross-hole” o de transparencia sónica no sirven para comprobar el resultado de la inyección de reparación de un pilote, ya que se trata de un material diferente al hormigón original y se producen fenómenos de refracción y reflexión de las ondas al pasar por la superficie de contacto entre hormigón original y zonas inyectadas, por lo que las ondas se desvían y no llegan al otro tubo. Por este motivo las gráficas no suelen mejorar tras la inyección.

Las ondas ultrasónicas generadas por el transmisor en uno de los tubos embebidos se propagan por el hormigón del pilote en forma de ondas longitudinales (ondas P) y ondas transversales (ondas S). Las primeras son más rápidas y son las que llegan antes al receptor situado en el otro tubo, por lo que son las más importantes en el ensayo. Como todo tipo de onda, al llegar a la superficie de contacto entre dos materiales diferentes se ven sometidas a fenómenos de reflexión y de refracción. En la figura adjunta se ve un esquema de como una onda P incidente en una inclusión redondeada de material diferente genera dos ondas reflejadas (P y S) y dos refractadas (P y S), ninguna de ellas en la dirección de la onda incidente. Es decir, la onda incidente se dispersa en multitud de ondas P y S, que no van a llegar bien al receptor de ultrasonidos situado en el otro tubo.

Ondas ultrasónicas atravesando una inclusiónDe ello podemos deducir que las inclusiones de materiales diferentes del hormigón en el camino de las ondas, ya sean huecos con aire o agua, coqueras, tierra, resinas, lechada, perfiles metálicos embebidos, o cualquier otro, incluso armaduras de acero (por esto se ponen los tubos por el interior de la jaula de armadura), provocan que las ondas ultrasónicas se desvíen de su trayectoria prevista y no lleguen al receptor, generándose una anomalía en la gráfica de ensayo.