…y algunos consejos para ensayo en obra de pilotes con PET

Estos consejos, al igual que los dedicados al equipo CHUM, provienen de alguien que ha pasado siete años haciendo ensayos de pilotes, y están especialmente pensados para aquellos que comienzan en el manejo de los equipos de ensayo de pilotes. Si tienes alguna idea mejor, no dudes en participar. Este foro de ideas está abierto a todos.

Algunos consejos para ensayo de campo con PET:

– Igual que con el CHUM, toma las anotaciones de campo ANTES de empezar el ensayo de los pilotes propiamente. Si lo haces después es probable que, por las prisas por acabar, te olvides. Además, no sería la primera vez que echan el hormigón de limpieza justo después del ensayo. Entonces ya no se podrá entrar al encepado.
Si puedes, toma las medidas de todos los pilotes de la jornada antes de empezar, a no ser que se encuentren en sitios muy lejanos entre sí.

– Disponer de un plano de localización de los pilotes es esencial para poder hacer un buen informe de resultados, así como también para localizar los pilotes a ensayar. Con el ensayo PET se suelen ensayar bastantes pilotes en una jornada, y encontrarlos debería emplear el mínimo tiempo posible.

– También es muy importante disponer de la información de los sondeos que se hayan hecho previamente a la construcción de los pilotes: Debes pedir una copia de los sondeos o del perfil del subsuelo para poder tener claros los diferentes terrenos que el pilote atraviesa en profundidad. Y es importante saber a qué cota se hicieron los sondeos, para poder compararla con la de la cabeza de los pilotes, pues probablemente se habrá excavado el terreno entre que se hicieron los sondeos y se excavaron los pilotes.

– El ensayo sónico en principio no sirve para adivinar la profundidad de los pilotes, sino para comparar con la profundidad teórica que deberían tener. Recuerda que el valor de profundidad que te da el equipo PET es desde el punto de ensayo. Deberás conocer, pues, la cota y la profundidad teórica de los pilotes y restar la longitud de descabezado.

– Para poder ensayarlo, la cabeza del pilote no necesita estar lisa como un espejo. Con frecuencia he visto obras que pasan la sierra radial para alisar totalmente el pilote. Si la cabeza simplemente está limpia de tierra y barro y mostrando hormigón sano será suficiente. Se puede comprobar también dando unos golpes con el martillo antes de empezar el ensayo: Con la práctica aprenderás que si suena hueco deberás descabezar un poco más el pilote, pues probablemente existe una galleta de suciedad a poca profundidad (hasta un máximo de 1 metro aproximadamente).

– El mejor método (barato, rápido y efectivo) para limpiar la cabeza de los pilotes de arena y barro no es una escoba o cepillo: Es soplar los pilotes con la misma manguera de aire a presión del martillo neumático que se utiliza para descabezarlos. Si pides que te hagan esto antes de llegar a la obra habrás ganado un tiempo precioso.

– El sensor del equipo PET USB no tiene batería, y el del modelo PET Bluetooth utiliza dos pilas fácilmente cambiables, es por ello que no deberías ir al campo sin al menos un recambio de pilas. Comprarlas es fácil, pero si estás trabajando a varios kilómetros de la tienda más cercana y con la cuba de hormigón de limpieza esperando a que acabes, vas a hacer enfadar a más de uno. Notarás que se agotan las pilas cuando veas que se pierde la señal entre el Bluetooth y tu ordenador cada vez con más frecuencia.
Las pilas recargables no sirven, pues tienen un voltaje de 1,2 V en vez de los 1,5 V que llevan las alcalinas normales.

– Tu ordenador, en cambio, tendrá una duración de baterías más limitada: Cuanto menos lo apagues y enciendas, menos batería gastará para arrancar el disco duro. Para pequeñas pausas entre encepados es incluso preferible suspender en vez de apagar. Ganarás tiempo y ahorrarás batería. Recuerda que si se te acaba la batería será siempre en el último pilote, justo antes de volver a casa.

– ¿Cuánta pasta se pone en la cabeza del acelerómetro? Con una lámina de un par de milímetros de espesor suele ser suficiente. Conviene cambiarla regularmente, pues se acaba llenando de arena. Por ello es necesario llevar un recambio de la masilla que se suministra con el equipo al comprarlo. En ocasiones (básicamente por emergencia) he probado de sustituir esta masilla por plastilina o chicle, pero no sirve: Distorsionan la señal.
Si alguien tiene una experiencia mejor con otro material, su consejo en este blog será bienvenido.

– En los días de verano y especialmente en el sur de España… ¿has pensado en trabajar de noche o con el crepúsculo? Y no sólo lo agradecerá tu salud, también la vida útil de los equipos se alargará, especialmente del ordenador. Además, la pantalla se verá mejor sin el reflejo del sol.

– Los días de lluvia es mejor no tentar demasiado a la suerte. El equipo PET no es impermeable. Y tú tampoco. El sensor PET puede trabajar en pilotes húmedos, pero no mojados. Una lámina de agua de unos pocos milímetros ya distorsiona la señal, y además podría dañar el equipo. Después de la lluvia, se pueden soplar los pilotes con aire a presión para eliminar el agua.

– Modelo de PET con conexión USB al ordenador: Si este aparato se tiene que romper algún día por el trote en obra, probablemente lo hará primero por el enchufe USB al ordenador, que es el punto más castigado por el movimiento del ordenador de un sitio a otro. Una sencilla solución es utilizar un simple cable de alargo de USB que será fácil y barato de cambiar en caso de desperfecto. Este consejo también vale si usas el PET Bluetooth pero tu ordenador no lo tiene incorporado y entonces estás usando un dispositivo Bluetooth-USB externo.

– Los pilotes deben tener al menos siete días en el momento del ensayo. Si no, lo más probable es que te dé una señal poco clara que puede confundirse fácilmente con una anomalía. Notarás que los pilotes aún están fraguando por el aspecto húmedo que presentan en cabeza, y evidentemente por la mala señal que dan al ensayar.

– ¿Un pilote ha salido mal? Si la señal es errática y no da valor alguno de profundidad se puede intentar repetir tras descabezarlo un poco.

– …Vaya, ya han puesto la armadura encima del pilote, quizás incluso el encofrado…
Pese a que son condiciones pésimas, aún se puede ensayar el pilote. Solo necesitarás que alguien dé los golpes con el martillo mientras tú sostienes el acelerómetro y manejas el ordenador. La elección de un buen sitio para colocar el acelerómetro es ahora más difícil, y trabajarás mucho más lento y en malas condiciones. Por eso deben evitarse estos casos en la medida de lo posible.

– Si se hormigona el encofrado por encima de los pilotes, ya pueden despedirse de hacer un ensayo por encima, aunque sea apuntando bien al centro del pilote que haya debajo. La unión entre pilote y encepado ya es una discontinuidad importante y reflejará toda la señal. Lo digo por experiencia.

– Uno de los mayores enemigos de un buen ensayo PET es el procedimiento mal llamado “descabezado en fresco”, que consiste en retirar parte del hormigón de la parte superior cuando está aún líquido. Este sistema lo único que hace es trasladar los posibles problemas de suciedad en la cabeza del pilote al nuevo nivel, que además estará bajo el nivel del suelo con lo que caerá más suciedad desde arriba. El pilote tendrá que descabezarse igualmente, pero ahora con menos margen para trabajar.

Deberías informar de esto siempre que lo veas en obra, y mejor que aparezca en el informe final: Suele ser una fuente de problemas.

– En caso de pilotes demasiado juntos entre ellos se ha observado con frecuencia una señal de baja calidad, ya que la energía del golpe se distorsiona si los dos pilotes llegan a tocarse en profundidad. No tiene necesariamente que ser un pilote defectuoso, pero no se puede hacer nada al respecto para obtener una señal mejor.

– A veces se ha observado que las vibraciones y los golpes de maquinaria pesada trabajando cerca alteran la señal del ensayo, disparando el sensor como si de un martillazo se tratase. Además, trabajar así es molesto y sobretodo peligroso. Si te obligan a ello, recuerda que en cada obra hay por ley un responsable de seguridad con el que quizá deberías hablar.

– Finalizo con una pregunta para reflexionar con todo aquél responsable de obra que quiera ahorrar dinero haciendo un muestreo de los pilotes tan bajo como hasta del 10%: ¿Si un pilote del muestreo saliera defectuoso, quiere decir que entonces uno de cada 10 pilotes de toda la obra es defectuoso? Entonces, ¿por qué se aplica en el caso contrario? Erróneamente se suele suponer que si un 10% de los pilotes no presenta problemas el resto debe estar necesariamente bien.

Marcos Gelizo